lunes, 3 de agosto de 2009

Repudio por ataque a bar gay

Protesta Gay por ataque a un Centro Juevenil Homosexual.
Eran muchas pero los fajaron igual.
Manifestaciones de duelo y protesta en las calles y el Parlamento de Israel, junto con declaraciones de rechazo de personalidades públicas, son la respuesta al ataque contra un centro juvenil homosexual en el centro de Tel Aviv en el que un desconocido aún prófugo asesinó a dos jóvenes e hirió a balazos a otros 11 antes de escapar del lugar. El ataque fue condenado públicamente por el jefe de gobierno israelí, Benjamin Netanyhau, el presidente Shimon Peres, el ministro de Educación y diputados de todos los colores políticos. El ataque se produjo el sábado en un centro de apoyo a jóvenes homosexuales, que durante el fin de semana funciona como lugar de encuentro para la comunidad homosexual y lesbiana juvenil. A las 22.40 llegó al lugar un desconocido vestido de negro, bajó los escalones que conducen a un subsuelo donde estaban reunidos unos 15 jóvenes y con su rostro tapado con un pasamontaňas mató a dos de los presentes e hirió de bala a otros 11, cinco de ellos de gravedad. Tras preocuparse por no dejar a nadie sin herir en el lugar, abrió la puerta, subió los escalones y escapó, dejando detrás charcos de sangre. Los asesinados fueron una joven de 16 años y un militar de profesión que era voluntario para servir de apoyo a los jóvenes que llegaban al lugar. Según informó la policía y testigos oculares, poco tiempo después del ataque el agresor intentó repetir su "éxito" en un bar al que asisten miembros de la comunidad gay, pero a diferencia del centro juvenil, en el bar había un guardia que evitó la entrada del atacante y una desgracia aún mayor. Si el atacante pretendía asustar a la comunidad gay y a la sociedad liberal que les da lugar en Tel Aviv e Israel, su cometido fracasó. El comandante Shahar Ayalon, jefe de la Policía de Tel Aviv, ordenó el cierre de uno de los bares homosexuales cercanos como medida de precaución y recomendó a la comunidad no salir a la calle hasta que no sea atrapado el atacante. Sin embargo, miles de habitantes de Tel Aviv, considerada la ciudad más liberal de Israel, salieron pasada la medianoche del sábado a manifestar su solidaridad con las víctimas y con al comunidad homosexual. "No es sorprendente que un crimen así pueda haberse cometido dada la incitación al odio contra la comunidad homosexual", declaró a los periodistas el presidente de la comunidad de gays y lesbianas de Tel Aviv, Mai Pelem, refiriéndose a los virulentos ataques verbales de la comunidad religiosa contra la homosexualidad. En una manifestación que se realizó ayer cerca del lugar de los hechos, la jefa de la oposición Tzipi Livni se preguntó si se hizo "todo lo posible para evitar la incitación a la violencia". En la manifestación estaba también Dana Olmert, la hija del ex jefe de gobierno Ehud Olmert, lesbiana reconocida y militante por los derechos civiles. "Hoy es contra la comunidad gay, mañana no se sabe contra quien", manifestó. Como respuesta práctica al ataque, parlamentarios y ONGs de derechos humanos proponen institucionalizar libertades y derechos "de hecho" de parejas homosexuales en Israel, que si bien están muy adelantadas relativamente a otros países, no cuentan siempre con la apoyatura legal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario